Levantamiento del Costa Concordia

Por fin se ha procedido a poner en vertical al Costa Concordia, el crucero que el pasado día 13 de enero del 2.012 encalló en las costas de la isla del Giglio y produjo un accidente que costó la vida a un total de 32 personas. Es de esta forma, y mediante una operación de ingeniería sin precedentes, como después de 19 horas de intenso trabajo, se ha conseguido levantar el barco para después poder trasladarlo para proceder a su desguace. De esta forma, el barco reposa en estos momentos sobre una plataforma submarina que ha sido construida para mantener en vertical al barco.

La operación de enderazamiento del barco, es conocida con la palabra técnica ‘parbuckling’ ha sido puesta en marcha por la sociedad estadounidense Titan Salvage y la italiana Micoperi y ha necesitado ocupar en esta operación un total de 500 personas, por lo que la misma implica un coste muy elevado y asciende a un total de 600 millones de euros a los que deberá hacer frente la compañía Costa Cruceros, propietaria del Costa Concordia.

En la operación se ha debido emplear un total de 10 horas, y en la misma se han utilizado una especie de gatos hidráulicos que han servido para tensar los cables de acero unidos a la parte superior de los cajones y de las plataformas instalados a babor del casco y que han servido para levantar el barco. Mientras, otra serie de cables que se han conectado a 13 torretas construidas a estribor han servido para dar equilibrio al Costa Concordia.

Una de las grandes preocupaciones existentes sobre todo entre los habitantes de la Isla de Giglio era la posible fuga de sustancias contaminantes que podían ser arrojadas al mar durante estas labores, con el consiguiente impacto medioambiental negativo para la zona. Pero la presidenta del Observatorio Medioambiental, María Sargentini, ha comunicado que “no se han producido vertidos no deseados y consecuentemente no ha habido ningún tipo de desastre ecológico para la zona”.

A continuación te dejamos un vídeo, en el que gracias a la utilización de una cámara rápida se puede ir observando en dos minutos el proceso de levantamiento de la nave.